Mayor riesgo de depresión en fumadores
 
Un estudio de la Universidad de Navarra muestra que las probabilidades de desarrollar el trastorno mental son un 41% más elevadas entre los consumidores de tabaco

Un estudio de la Universidad de Navarra muestra que las probabilidades de desarrollar el trastorno mental son un 41% más elevadas entre los consumidores de tabaco

El riesgo de depresión aumenta en términos relativos un 41% entre los fumadores respecto a los no fumadores, según constata una investigación realizada con 8.556 participantes por científicos de la Universidad de Navarra, en colaboración con la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y la Harvard School of Public Health (Estados Unidos).

La investigación demuestra "la relación directa entre consumo de tabaco y esta enfermedad", según informa la Universidad de Navarra en un comunicado.

El trabajo, cuya primera autora es la Prof. Almudena Sánchez-Villegas, se ha realizado durante seis años en profesionales universitarios con una edad media de 42 años. "A lo largo del seguimiento, 190 participantes que inicialmente no presentaban depresión fueron diagnosticados de este trastorno por su médico. Además, 65 personas sin diagnóstico aseguraron tomar antidepresivos durante ese período", indica el Prof. Miguel Ángel Martínez-González, director del trabajo y catedrático del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública.

Entre los mecanismos que aclaran esta asociación, propone "una predisposición genética y/o ambiental, que aumentaría la probabilidad de mantener el hábito tabáquico y sufrir un trastorno depresivo de forma independiente". Así, apunta que "el vínculo se relaciona con ciertos factores familiares y de estilo de vida que pueden inducir a dejar de fumar o a ser menos susceptible a la depresión".

Asimismo, el estudio señala que aquellas personas que han dejado el tabaco hace más de una década tienen menos posibilidades de desarrollar esta dolencia que quienes nunca lo han consumido. "La dependencia de la nicotina podría explicar esta asociación inversa. Estas personas presentan un menor grado de dependencia y, por tanto, menos probabilidad de retomar su hábito tabáquico, debido a una prevalencia más baja de síntomas depresivos", señala.

Por otra parte, los investigadores constataron que a medida que se incrementaba la intensidad del hábito tabáquico disminuía el nivel de actividad física durante el tiempo libre.

.


Fuente: Jano.es