Rojas Marcos opina que a los españoles les cuesta trabajo decir que son felices
 


EFE. Santa Cruz de Tenerife

El psiquiatra Luis Rojas Marcos opina que en España la gente vive tan feliz como en Nueva York pero a los españoles les cuesta trabajo decir que son felices porque se confunden "las noticias con la vida normal" y surge el pensamiento "automático" de decir "España va fatal".


El psiquiatra Luis Rojas Marcos. (RAMÓN DE LA ROCHA / EFE)

Así lo comentó el profesor de Psiquiatría de la Universidad de Nueva York durante una rueda de prensa que ofreció en el Auditorio de Tenerife antes de impartir una conferencia sobre el poder de la autoestima, y donde afirmó que en España "se vive mucho" y tiene unos índices elevados de esperanza e ilusión "pero luego la gente no te dice esto" cuando se le pregunta.

Luis Rojas Marcos añadió que la autoestima es "algo secreto, personal e íntimo" y unos padres que tengan una tendencia negativa en su forma de ver la vida "afectan a los niños".

El crecimiento en la familia es una fase muy importante porque desde muy pequeño el ser humano comienza a desarrollar una idea de sí mismo, por lo que si cuando un niño tira un vaso de leche por el suelo y su madre le dice "qué malo eres", será esta la percepción que tenga de su personalidad.

En consecuencia hay jóvenes que tienen una autoestima baja, explicó el psiquiatra, y que al ser preguntados por los motivos de esta mala valoración de sí mismos responden que son nerviosos y malos estudiantes, ya que esto es lo que han oído desde pequeños.

También ocurre esto con grupos sociales que sufren discriminación, por lo que en Estados Unidos hay un "racismo" del que no se habla según el cual los blancos tienen una mejor percepción de sí mismos que los negros o los hispanos.

No obstante, para tener una autoestima "dañada" en este ámbito es necesario que el individuo "se lo crea", mientras que un negro o un hispano puede tener un alto concepto de sí mismo porque tiene claro que "los racistas no son ellos y por lo tanto no es su problema".

A juicio de Luis Rojas Marcos, la autoestima es como el colesterol, hay una buena, que es la capacidad personal para conseguir los objetivos en la vida y relacionarse con los demás, y hay otra muy alta que es negativa, y que pueden tener los dictadores, los maltratadores o los acosadores en los colegios.

De hecho, Idi Amín y Franco no tenían problemas de autoestima, prosiguió Rojas Marcos, quien precisó que ante un concepto elevado de sí mismo la siguiente pregunta que hay que hacerse es "qué ingredientes" forman parte de esta percepción.

Por el contrario una baja autoestima se puede traducir en la depresión, más frecuente en la mujer, y se calcula que esta enfermedad la padece el 12% de la población femenina y el 8% de la masculina en Europa.

Añadió el psiquiatra que los últimos estudios avalan la teoría de que el hombre se deprime tanto como la mujer pero lo manifiesta de otras formas, con alcoholismo o violencia.

"Los hombres tendríamos que hablar más", consideró Rojas Marcos, quien detalló que la mujer tiende a incluir en su evaluación personal un concepto negativo de su físico y el que no puede armonizar su vida personal y laboral, con lo que sienten que no logran la perfección.

Mientras, los hombres no incluyen en la imagen que tienen de sí mismos su falta de capacidad para compaginar familia y trabajo y por el contrario valoran el poder, lo que no hace habitualmente la mujer.

Además hay personas que se valoran por lo que tienen, no por lo que son, y una baja autoestima se traduce en hechos como el de que, si se sienten "víctimas", dirán no a las oportunidades que se les presentan, mientras que sentir aprecio por uno mismo influye en la esperanza de vida, ya que se cuidará más el cuerpo y la salud, apuntó Luis Rojas Marcos.

.

Fuente: http://www.canariasahora.es/noticia/7370/