Deprimidos y violentos cada vez más jóvenes
 
LUZ DERQUI
VALENCIA. Familias desestructuradas, pérdida de valores, influencia negativa de los medios de comunicación y abuso de drogas son algunas de las causas que explican el preocupante incremento de casos de niños con conductas violentas, pero también con casos de depresión e, incluso, conductas suicidas.
Trastornos afectivos
Roberto Yunes, que desde hace quince años dirige un hospital psiquiátrico para niños y adolescentes en Buenos Aires, impartió ayer en Valencia un curso organizado por la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir para tratar temas como el transtorno de déficit de atención con hiperactividad e impulsividad y la ansiedad en pacientes menores de edad. Además, se analizaron problemas como el trastorno afectivo y la depresión, para analizar su sintomatología, tratamiento y medicación durante la infancia y la adolescencia. Para Yunes, es realmente preocupante el aumento en niños cada vez más pequeños con comportamientos violentos, y aseguró que se han comenzado a diagnosticar casos de brotes psicóticos y de intentos de suicidio en pequeños de tan sólo siete u ocho años, "lo que constituye una precocidad alarmante".
Entre las causas de estas patologías destacó los problemas familiares, como el divorcio de los padres, pero también las imágenes repetidas de hechos violentos que llegan a los niños a través de los medios de comunicación, especialmente desde la televisión. Todo ello, junto con la pérdida de valores de la sociedad actual, están incidiendo negativamente en los más pequeños. Ante estas situaciones, el experto recomendó a los padres estar más con sus hijos, dialogar con ellos y, sobre todo, observar sus conductas, para ponerse alerta ante cambios que puedan suponer una llamada de atención de que hay un problema. Así, la falta de interés hacía las cosas, la apatía, la irritabilidad o, incluso, un problema de aprendizaje pueden servir de síntomas y permitir detectar a tiempo un problema grave.
Descontrol de acciones
Por otra parte, Yunes destacó que cada vez se registran más casos de niños con síntomas de descontrol en sus acciones, que muestran actitudes y gestos violentos hacia sus padres.
El curso sobre psiquiatría infanto-juvenil se desarrolla durante toda esta semana y ha incluido un curso sobre autismo. Se calcula que el autismo afecta de dos a diez personas por cada 10.000 habitantes, dependiendo del criterio de diagnóstico usado, y se cree que la incidencia está en aumento, aunque también hay más facilidad de diagnóstico. Este trastorno aparece durante los primeros años de la infancia, aunque con frecuencia no se diagnostica antes de los tres años.

Fuente: http://www.abc.es/20070112/valencia-valencia/deprimidos-violentos-cada-jovenes_200701120301.html