Casi la mitad de las personas con depresión están sin diagnosticar


MAITE GONZÁLEZ / MADRID

La depresión es una de las enfermedades psiquiátricas más frecuentes, con una incidencia creciente en las sociedades desarrolladas y que padecen en España casi cuatro millones de personas, aunque la mitad de ellas están sin diagnosticar.


El psiquiatra Javier Garraleta, que trabaja como médico de atención primaria en un Centro de Salud de Logroño, considera que casi una tercera parte de las personas que acuden a sus médicos de cabecera lo hacen por un problema de depresión, aunque el motivo de la consulta sea muchas veces otro. Pese a su experiencia reconoce que no siempre es fácil el diagnóstico y es que hasta el 69% de los afectados refieren distintos síntomas físicos y muchos están convencidos de que su insatisfacción, dolor y malestar tiene una causa orgánica. Las manifestaciones físicas de la depresión pueden además ser muy variadas y van desde dolores en espalda y cuello hasta las cefaleas, falta de sueño, apetito y muy a menudo todo tipo de molestias estomacales e intestinales.

Es una enfermedad que algunas personas pasan varias veces a lo largo de su vida sin que lleguen a ser consideradas como depresivas y que cursan las crisis sin ayuda médica.

En las consultas de atención primaria se produce también el caso contrario de personas que son en exceso victimistas, que piensan que los fármacos pueden ayudarles a afrontar los problemas e insatisfacciones de la vida y que demandan a los médicos un tratamiento imposible como es el de una píldora para la felicidad. Pero para los millones de personas que en el mundo sufren trastornos depresivos se trata de una enfermedad muy invalidante y que puede ser muy grave.

Definida por primera vez por el griego Hipócrates como enfermedad de la melancolía, este mal del alma afecta, según datos de la Organización Mundial de la Salud, a cerca de 340 millones de personas en todo el mundo.


Fuente: Diario Málaga